Europa Directo Ciudad Real

La Unión Europea es hoy una realidad, desde la oficina de Europa Directo de Ciudad Real informamos a toda la ciudadanía sobre las políticas de la UE, tus derechos como ciudadano europeo, los programas de estudio y ofertas laborales en otros países de la Unión, así como de aspectos de la cultura y la Historia de Europa. En este blog queremos dar a conocer nuestras actividades, los eventos llevados a cabo desde nuestro Centro o en los que hemos participado, y en definitiva dar a conocer a nuestros lectores la Unión Europea.

viernes, 17 de noviembre de 2017

Visita a nuestro centro de alumnos del colegio "San Juan Bosco" de Puertollano.

Hoy, viernes 17 de noviembre, han visitado nuestro centro un grupo de alumnos del colegio “San Juan Bosco”, Salesianos, de Puertollano, que cursan el módulo de Formación Profesional de Grado Medio de “Instalaciones de Telecomunicaciones”.


El grupo, acompañado por su profesora, se ha desplazado desde esta localidad de la provincia para visitar varios lugares de la capital, ha conocido nuestro centro, el Espacio Joven, y los servicios que ofrece, entre ellos nuestro Centro de Información Europe Direct Ciudad Real, y sobre todo el departamento de Imagen y Sonido donde han participado en la grabación de una cuña radiofónica. A todos ellos se les ha explicado que es nuestro centro de información europeo, que servicios les ofrece, y se ha repartido material informativo por si en alguna ocasión requieren cualquier tipo de información sobre la Unión Europea.


Celebración Día de los Derechos de la Infancia.

El próximo lunes 20 de noviembre se celebra el Día Internacional de los Derechos de la Infancia, la Concejalía de Juventud y el Centro de Información Europe Direct Ciudad Real os invitan a la jornada de celebración que se llevará a cabo en la Plaza Mayor de Ciudad Real a partir de las 17:00 horas y en las que todos, y en especial los más pequeños, podrán disfrutar de una tarde de música, juegos y diversión.


viernes, 10 de noviembre de 2017

Visita al Centro Europe Direct Ciudad Real de Corina Matei para presentarnos el proyecto Acasa Plus.

Hoy, viernes 10 de noviembre de 2017 hemos tenido en nuestro Centro de Información Europe Direct Ciudad Real la visita de Corina Matei, experta en información y selección del grupo objetivo de la UMR (Unión de los Trabajadores Rumanos), que se ha reunido con nuestro técnico, Máximo Galindo Barderas, para presentarle el proyecto “Acasa Plus – Empresarios para la Sostenibilidad”.


Se trata de un proyecto a nivel europeo, financiado a través del Programa Operativo Capital Humano 2014-2020 de Rumania,  y en el cual UMR es socio transnacional, y que pretende ayudar y asesorar a los trabajadores rumanos (el colectivo comunitario más numeroso en nuestra ciudad y provincia) a regresar y/o emprender en su país. Matei y Galindo han analizado las distintas vías de colaboración entre ambos centros poniendo las bases para un futuro convenio de cooperación relacionado con la información de los beneficiarios respecto a las actividades desarrolladas en dicho proyecto.


viernes, 27 de octubre de 2017

Becas GoEuro

#GoEuro ofrece 21.000€ en becas a los estudiantes con programas de movilidad en Europa. Dichas ayudas están distribuidas en 10 becas por importe de 2.000€ cada una, además de 2 becas adicionales si el estudiante participa en un corcurso de Instagram.

Para participar:

La Universidad debe comunicar de la existencia de las becas a través de algún medio telemático (web, email o newsletter interna, redes sociales, etc)
Los estudiantes, solo tienen que rellenar un formulario de inscripción en:



jueves, 26 de octubre de 2017

Documental solidario

El próximo 28 de octubre contaremos con Fran Ventura y su documental "14000 km el camino de Anantapur". Él mismo nos contará como fue su viaje desde Madrid a Anantapur (India) en bicicleta. Una aventura solidaria con la que consiguió hacer más accesible la educación secundaría a muchas niñas de Anantapur. 

Os esperamos en el museo del Quijote de Ciudad Real el 28 de octubre a las 17:30. Entrada libre hasta completar aforo. 


miércoles, 25 de octubre de 2017

Discurso del Presidente Juncker en la ceremonia de entrega del Premio "Príncipe de Asturias de la Concordia".

Oviedo, 20 de octubre de 2017

(ORIGINAL EN ESPAÑOL)

Majestades,

Señor Presidente, Mariano,

Autoridades,

Premiados,

Señoras y señores,

Es una gran emoción y alegría para mí el poder estar aquí y recibir el Premio Princesa de Asturias de la Concordia a la Unión Europea. Quiero dar las gracias a la Fundación. Este premio rinde  homenaje a los méritos y a los principios fundamentales de la Unión Europea, méritos y principios que han permitido que Europa sea hoy, en todo el mundo, un símbolo de paz, de democracia y de libertades.


(Traducción del francés)

Soy como Europa: puedo hacer progresos en español y Europa puede progresar en todas los ámbitos. 

Esta palabra concordia, es una palabra que me evoca muchas cosas. Es un término que hace referencia a la comunión entre los corazones y las mentes.  En este sentido, la palabra concordia refleja exactamente la naturaleza de la construcción europea, ya que la Unión Europea no solamente un asunto de espíritu, sino sobre todo un asunto de corazón.

Esta hermosa ciudad de Oviedo también le habla al corazón y al espíritu.  Se trata de la segunda vez que tengo el honor de visitar esta ciudad, pero esta vez es algo diferente: veo banderas de España en todas partes y es algo bonito. 

Sí, Europa, esta vieja Europa, siempre joven, activa, a veces con cara de preocupación pero a menudo sonriente, nos ha ayudado a dejar atrás las largas y trágicas noches del pasado. 

Es necesario recordar en ocasiones - de hecho, siempre -  que la paz, una paz continental que conocemos después de tantos martirios y desgarros en nuestro continente, no es algo evidente.  El proceso de paz es una conquista de todos los días, y muy frecuentemente, con demasiada frecuencia, olvidamos las vidas rotas, interrumpidas momentáneamente, a veces definitivamente, de la generación de nuestros padres, madres y abuelos. 

En las cárceles, en los campos de concentración, en los campos de batalla, en la miseria absoluta, en la desesperación más integral, nuestros padres y abuelos siempre han mantenido en el fondo de sus corazones este sueño eterno del «nunca más».  

Rechazaron que nuestras generaciones - y es su mérito, no es el nuestro - puedan volver a ver la guerra, la división, las dictaduras, el sálvese quien pueda, el rechazo del otro.  

Con mucha imaginación y una voluntad cada día renovada, quienes nos precedieron han transformado este sueño de postguerra, esta oración de la posguerra - «nunca más una guerra» - en un programa político con consecuencias positivas hasta hoy.  

Frente a la absurda fuerza de las armas opusieron la fuerza del Derecho- la fuerza del Derecho y el mismo Derecho -  que constituye un principio básico de una Unión Europea libremente consentida. La fortaleza de nuestra Unión, su poder, diría incluso, su "poder blando", se basa en el cumplimiento de la norma jurídica.  Es el Estado de derecho quien nos ofrece el espacio que nos protege, que nos permite convivir, que nos permite trabajar juntos, de hecho, que nos permite respirar conjuntamente en una coexistencia armoniosa y en el respeto de nuestras diferencias. 

España, ha conocido todos los sufrimientos que han afectado a los europeos a través del siglo XX.  España es una fuerza motriz de Europa.  Y el lugar de España está y seguirá estando en el corazón de Europa.  Sin España, Europa sería mucho más pobre.  

Don Juan Carlos, el Rey emérito, Su padre, Majestad - ustedes conocen la admiración que tengo a Su padre - quien ha unido su destino a la consolidación de la democracia en España, ha hecho de la integración europea la primera de sus prioridades.  En un mundo cambiante, incierto, imprevisible, Usted, Majestad, mantiene el rumbo y el legado de su padre. Sus distintas etapas en la Comisión Europea, primero como becario, y a continuación como Rey, muestran su singular compromiso con la causa europea y se lo agradezco.  

Sí, porque nuestro mundo cambia a una velocidad increíble, muy a menudo imparable, sorprendente.  Pese a que las cosas cambian rápidamente, no hay que olvidar lo esencial y recordar siempre que Europa sigue siendo la mejor defensa contra los dramas de nuestro pasado. Europa nos ofrece un hombro en el que apoyarnos.  Y Europa abre grande los brazos para abrazarnos a todos, sin excepción, y ofrecer tranquilidad y serenidad.  

Sí, sé que no todo es perfecto en Europa.  Conocemos sus debilidades y sus lagunas, y sus caídas frecuentes, pero, por otro lado, Europa es capaz de lo mejor, de conseguir los mejores resultados cuando se presenta unida y cuando los europeos caminan codo con codo hacia el mismo horizonte.  

No hay que perder la paciencia.  Hay que saber que Europa necesita paciencia y determinación, la paciencia y la determinación que exigen los largos trayectos y las grandes ambiciones.   

¡Viva España!  Y viva Europa!


Texto original pronunciado

Je suis comme l'Europe: je peux faire des progrès en espagnol et l'Europe peut faire des progrès partout.

Ce mot de concorde, concordia, est un mot qui me parle et qui me dit beaucoup de choses. C'est un mot qui fait référence à l'intersection, à la communion entre les cœurs et les esprits. En cela, le mot concordia reflète parfaitement la nature de la construction européenne, parce que l'Union européenne, elle aussi, est une affaire, oui, d'esprit, mais d'abord et surtout une affaire de cœur.

Cette belle ville d'Oviedo parle aux deux, au cœur et à l'esprit. C'est la deuxième fois que j'ai eu l'honneur de visiter cette ville, mais cette fois-ci c'est un peu différent: il y a le drapeau espagnol partout et c'est beau à voir.

Oui, l'Europe, cette vielle Europe toujours jeune, toujours active, parfois grimaçante mais souvent souriante, elle nous a permis de laisser derrière nous les longues et tragiques nuits du passé.

Il est nécessaire de rappeler parfois – en fait, toujours – que la paix, la paix continentale que nous connaissons après tant de martyres et tant de déchirures continentales, relève non pas de l'évidence. La paix, c'est une conquête de tous les jours, et très souvent, trop souvent, nous oublions les biographies cassées, provisoirement interrompues, parfois définitivement interrompues, de la génération de nos pères, mères et grands-parents.

Dans les prisons, dans les camps de concentration, sur les champs de bataille, dans la misère absolue, dans le désespoir le plus intégral, nos parents et grands-parents ont toujours nourri au fond de leur cœur ce rêve éternel du "plus jamais ça".

Ils ont refusé pour nos générations – et c'est leur mérite, ce n'est pas le nôtre – guerre, division, diktat, le chacun pour soi, le rejet de l'autre.

A force d'imagination et de volonté chaque jour renouvelée, ceux qui nous ont précédés ont transformé ce rêve d'après-guerre, cette prière d'après-guerre "plus jamais la guerre" en un programme politique qui sort ses effets bénéfiques jusqu'à ce jour.

Ils ont opposé à la stupide force des armes la force du droit – la force du droit et le droit, qui sont un principe fondamental d'une Union européenne librement consentie. Car la force de notre Union, son pouvoir, comment pourrais-je dire, son pouvoir doux, c'est de reposer sur le respect de la règle de droit. C'est la règle de droit qui nous offre un espace qui nous protège, qui nous permet de vivre ensemble, qui nous permet de travailler ensemble, en fait qui nous permet de respirer ensemble, dans une coexistence harmonieuse et dans le respect de nos différences.

L'Espagne, elle, a connu tous les tourments qui ont dicté le rythme à la marche des Européens à travers le 20ème siècle. L'Espagne, elle, est une force motrice de l'Europe. Et la place de l'Espagne est et restera au cœur de l'Europe. Sans l'Espagne, l'Europe serait autrement plus pauvre.

Don Juan Carlos, le roi émérite, Votre père, Majesté – Vous savez l'admiration que j'ai pour Votre père – qui a uni son destin à l'enracinement de la démocratie en Espagne, a fait de l'intégration européenne la première de ses priorités. Dans un monde changeant, incertain, imprévisible, Vous maintenez, Majesté, ce cap, et l'héritage de Votre père. Vos différents passages à la Commission européenne comme petit stagiaire d'abord, comme grand roi ensuite, dénotent Votre singulier engagement pour la cause européenne et je Vous en remercie.

Car oui, le monde, le nôtre, change à une vitesse incroyable, très souvent insaisissable, toujours surprenante. Bien que les choses changent rapidement, il faut garder à l'esprit l'essentiel et se rappeler toujours que l'Europe reste le meilleur rempart contre les drames de notre passé. L'Europe nous offre une épaule où nous pouvons poser la tête. Et l'Europe ouvre grand les bras pour nous embrasser, les uns et les autres sans exception, et elle nous donne tranquillité et sérénité.

Oui, je sais, tout n'est pas parfait en Europe. Nous connaissons ses faiblesses, ses lacunes, et ses affaissements réguliers, mais l'Europe, elle, elle est capable du meilleur, des meilleurs performances lorsqu'elle est unie et lorsque les Européens main dans la main marchent vers les mêmes horizons.

Il ne faut pas perdre patience. Il faut savoir que l'Europe a besoin de patience et de détermination, de cette patience et de cette détermination dont ont besoin les longs trajets et les grandes ambitions. 

Vive l'Espagne ! Et vive l'Europe !



jueves, 19 de octubre de 2017

Reino Unido y Unión Europea: una difícil relación.

Las relaciones entre las islas británicas y el continente europeo nunca han sido fáciles, quizá debido al aislamiento que históricamente impuso el carácter insular. Sin embargo, hoy no se entendería Europa, y en general la cultura occidental, ni se entendería Gran Bretaña, y por extensión la cultura anglosajona, sin las influencias y aportaciones mutuas que se han dado entre ambas orillas del Canal de la Mancha. Es por ello que el proyecto de unión de todos los pueblos de Europa que comenzó a forjarse a mediados del siglo XX no podía prescindir de una nación tan importante y con tanto peso a nivel mundial como lo es el Reino Unido.

En 1946, recién acabada la II Guerra Mundial, el Primer Ministro británico Winston Churchill hace un llamamiento en un elocuente discurso en Zurich (Suiza) para recrear lo que él llamaba “la gran familia europea”, dotándola de “una estructura bajo la cual los europeos puedan vivir en paz, seguridad y libertad (…) una especie de Estados Unidos de Europa”. Es por ello, que hoy, Churchill es considerado como uno de los “padres fundadores de Europa” junto a figuras de la talla de Robert Schuman, Konrad Adenauer o Jean Monnet. Aunque pueda sorprendernos el que perteneciese al Partido Conservador Británico, tradicionalmente asociado al euroescepticismo, tampoco debemos olvidar que fue uno de los vencedores del nazismo en Europa, y por consiguiente la contribución del Reino Unido a la reconstrucción de Europa durante su mandato fue fundamental.


Pese a todo ello, la entrada del Reino Unido en el club europeo, cuyo centro económico y de decisiones se encontraba en la diarquía germano-francesa, fue tardía y no carente de dificultades. En un primer momento, en 1957, el gobierno británico rechazó durante la firma del Tratado de Roma la invitación a sumarse a la entonces Comunidad Económica Europea, a partir de entonces y hasta la década de los 70 ya no será solo cuestión de iniciativa propia sino que chocará con la oposición por parte de Francia y más en concreto de su presidente, Charles De Gaulle. “Le grand non”, como se conocerá a los dos vetos franceses al ingreso en la Comunidad Económica Europea (CEE) de Gran Bretaña (en 1963 y 1967) se justificaban sobre una supuesta falta de compromiso hacia el proyecto europeo por parte de una nación más ligada a la política norteamericana y más preocupada por los asuntos de los países de la Commonwealth que por los del continente europeo. Pese a ello, el europeismo crecía en un país azotado por la crisis económica y cuya opinión pública se mostraba admirada por el rápido crecimiento y recuperación posbélica por parte de los países que se habían unido en la Comunidad Económica Europea. Finalmente, y una vez que De Gaulle abandone la presidencia gala, el Reino Unido entrará en la CEE en 1973, paradójicamente durante el gobierno del partido más euroesceptico del país, el Partido Conservador, del Primer Ministro Edward Heath. La adhesión se produjo en vísperas de la famosa “crisis del petróleo” que marcó aquel año, y justo un año antes de que los conservadores perdieran las elecciones británicas.

Dos años más tarde, se produce un hecho histórico importantísimo para analizar la situación actual, el nuevo Primer Ministro, el laborista Harold Wilson, convoca un referéndum sobre la permanencia o no del Reino Unido en la entonces Comunidad Económica Europea, en la que el europeismo vence con el 67% de los votos.



Esta situación está muy lejos de la que hemos vivido recientemente. El presidente Juncker ha lamentado los resultados del último referéndum, pero pide sentido común para negociar la salida del Reino Unido en las mejores condiciones posibles, marcadas siempre por la agenda comunitaria porque como él mismo ha dicho: “nosotros decidimos, nosotros seguimos soñando con la Unión Europea”.